Pedro Sánchez promete su cargo como presidente sin Biblia ni crucifijo