Policías británicos, acusados de someter a sospechosos a torturas utilizadas por la CIA