¿Prisión para los controladores?