Rajoy culpa al PSOE del hundimiento y se fija como objetivo la tarea del empleo