El presidente sostiene que libertad y seguridad son "absolutamente compatibles"