Rato pagó con la tarjeta b 2.400 euros en una tienda de artículos religiosos