Ribera y Borrell, los primeros confirmados del Gobierno socialista