Rufián augura una solución dual, con un Govern en Bruselas y otro en el Parlament