Sarkozy insta a "apretarse el cinturón" para no acabar como Grecia o Portugal