TC saca los colores a PP y PSOE