El Gobierno espera que las cuchilllas reduzcan los asaltos a la valla de Melilla