Zapatero ve signos de esperanza económica pese a que Rajoy augura el abismo