Los acusados de exhibir fotos de etarras en un bar dicen que las ponían las familias