La agente que abatió al agresor de la comisaría de Cornellá creyó que la iba a matar