Arran pinta la casa de Llarena de amarillo y en las redes y los jueces gritan ¡Basta Ya!