Los sectores animalistas, indignados por una controvertida exposición del Guggenheim de Bilbao