Los tres bomberos sevillanos acusados de tráfico de personas son puestos en libertad