PP y Ciudadanos comienzan a negociar el Gobierno en Andalucía: La línea roja que no esté Díaz