Un coche eléctrico antes de entrar en quirófano, lo último para los más peques