Colau indigna a los independentistas al aceptar los votos regalados de Valls