El colectivo de presos de ETA reitera su apuesta por la política y el fin de la violencia