Las comunidades autónomas empiezan a relajar restricciones: más cerca de la nueva normalidad