La crisis de los controladores acapara la conmemoración de la Constitución