Crónica de unas elecciones anunciadas: Pedro Sánchez, el resistente, no lo logró esta vez