La fiscalía contraataca: Aquí se defiende la democracia, no se sienta al Estado en el banquillo