Los grupos parlamentarios mantienen sus dudas sobre el espionaje de EEUU