El discreto estilo de Rousseff contrasta con la omnipresencia de Lula