La violencia de los independentistas más radicales se extiende por toda Cataluña