Trece meses para volver a ver a Sánchez y Torra dándose la mano