La factura del Prestige: 4442 millones de euros