La infanta actuó "por fe y amor por su marido"