Los inmigrantes y los policías, el pulso sobre la valla de Melilla