La inteligencia británica interroga en un lugar secreto a dos espías rusos