El investigador del chivatazo a ETA cree que el dueño del bar Faisán destruyó pruebas