La colada de lava destroza varias viviendas de Tajuya y sepulta el sueño de muchas generaciones