Las lluvias amenazan con aguar la boda de Guillermo y Kate