Los marineros gallegos, libres