El gobierno baraja varias medidas para vigilar a los ex presos de asesinatos machistas