Con su fortuna embargada, la herencia judicial de Blesa podría ser inexistente