La militancia socialista, satisfecha