Los militantes socialistas repartirán dos millones de octavillas en la calle