¿Los mismos errores que Aznar?