Una moción de censura sin tiempo para negociar