La nieve, el hielo y la basura acumulada en las calzadas de Madrid siguen limitando los movimientos