Madrid avanza hacia la normalidad una semana después de Filomena