El nombramiento de Fischer como primer ministro checo deja cuestiones comunitarias por resolver