Pablo Iglesias, de la austeridad como marca personal a una hipoteca de 540.000 euros