Los padres de Marta del Castillo encabezan una concentración de 3.000 personas que pide que se repita el juicio