Un año en blanco en el Parlament