Una pelea entre monárquicos y soberanistas, uno de los pocos incidentes durante los homenajes